Una nota de Sabiduría 2ª Parte

Cuando Kakua regresó al Japón, el Emperador
oyó hablar de él y le hizo llegar su deseo
de que predicara Zen ante él y toda su
corte. Kakua acudió y se quedó en silencio
frente al Emperador. Entonces sacó una
flauta de entre los pliegues de su vestido
y emitió con ella una breve nota. Después
hizo una profunda inclinación ante el rey
y desapareció.

DICE CONFUCIO // No enseñar a un hombre que está dispuesto a
aprender es desaprovechar a un hombre. Enseñar a quien no está
dispuesto a aprender es malgastar las palabras //.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s