UN DÍA, SIN NINGÚN A VISO de P. Coelho

Un día, sin ningún aviso previo, el guerrero descubre
que lucha sin el mismo entusiasmo que antes.

Continúa haciendo todo lo que hacía, pero cada

gesto parece haber perdido su sentido. En este

momento, él sólo tiene una elección: continuar

practicando EL BUEN COMBATE. Hace sus ora-

ciones por obligación, o por miedo, o por cual-

quier otro motivo, pero no interrumpe su

camino.

Sabe que el ángel de Aquel que lo inspira

está dando un paseo. El mantiene la atención

en su lucha e insiste, aun cuando parece

inútil. Al poco tiempo el ángel regresa, y el

simple rumor de sus alas le devolverá

LA ALEGRÍA.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s