Anthony de Mello

JONEYED Y EL BARBERO

El santo Joneyed acudió a la Meca vestido
de mendigo. Estando allí, vió cómo un barbero
afeitaba a un hombre rico. Al pedir al
barbero que le afeitara a él. el barbero
dejó inmediatamente al hombre rico y se
paso a afeitar a Joneyed. Y al acabar no
quiso vobrarle. En realidad. lo que hizo
fue dar a Joneyed una limosna.

Joneyed quedó tan impresionado que
decidió dar al barbero todas las limosnas
que pudiera recoger aquel día.

Sucedió que un acaudalado peregrino acerco
a Joyened y le enregó una bolsa de
oro. Joneyed se fue aquella tarde a la
barbería y le ofreció el oro al barbero.
Pero el barbero le gritó: <<¿ Qué clase de
santo eres ? ¿No te da vergüenza pretender
pagar un servicio hecho con amor?>>.

A veces se oye decir a la gente: <<Señor,
he hecho mucho por Ti<<ti. ¿Qué recom–
pensa me vas a dar?>>

*************

Siempre que se ofrece o se busca una re-
compensa , el amor se hace MERCENARIO.

Una fantasía:

El discípulo clamó al Señor:
<<¿Qué clase de Dios eres?
¿ No te da ver¨guenza pretender recompensar
un servicio hecho con amor?>>.

El Señor sonrió y digo:
<< Yo no recompenso a nadie; lo único
que hago es regocijarme con tu amor >>-

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s