EL DESTINO DE UNA MONEDA de Anthony de Mello

Para:


El gran general japonés Nobunnaga decidió
atacar, a pesar de que sólo contaba con un
soldado por cada diez enemigos, Él estaba
seguro de vencer, pero sus soldados abri-
gaban muchas dudas.

Cuando marchaban hacia el combate, se de-
tuvieron en un santuario sintoísta.
Después de orar en dicho santuario, Nobun.
naga salió afuera y dijo: << Ahora voy a echar
una moneda al aire. Si sale cara, venceremos;
si sale cruz, seremos derrotados. El destino
nos revelará su rostro.

Lanzó la moneda y salió cara. Los soldados
se llenaron de tal ansia de luchar que no en-
contraron niniguna dificultad para vencer.

Al día siguiente, un ayudante de dijo a Na–
bunnaga: <<Nadie puede cambiar el rostro
del destino>>.

<<Exacto>>, le explicó Nabunnaga mientras
le mostraba una moneda falsa qye tenía ca-
ra por ambos lados.

¿ El poder de la oración ?

¿ El poder del destino ?

¿ O poder de una fe convencida de que algo
va a ocurrir ?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s