“””” EL DÍA DE NAVID AD “”””

Actualmente la Iglesia celebra la Navidad
el 25 de Diciembre. Pero no siempre fue así.
La Iglesia de Jerusalén el s. VI lo celebraba
el 6 de Enero. La Iglesia armenia continúa
celebrándolo en la misma fecha. Las Iglesias
Ortodoxas, en cambio el 7 de Enero. Parece
ser que uno de los primeros que profuso la
celebración de la Navidad el 25 de diciembre
fue Sexto Julio Africano, quien en el s. III ar-
gumentaba que la creación y la encarnación
habían sucedido el 25 de Marzo ( en el equi-
noccio de primavera). Y consecuentemente el
Nacimiento del Salvador sería el 25 de diciem-
bre ( en el solsticio de invierno). Aunque era
una persona brillante, Julio Africano no tenía
mucha Autoridad en la Iglesia. Pero su opinión
fue ganando importancia en el siglo IV, más
cuando la Iglesia dejó de ser perseguida y
pasó a constituirse en la religión del Imperio.
Los romanos celebraban el 25 de Diciembre
la fiesta del “Nacimiento del sol invicto” , aso-
ciada al nacimiento de Apolo. Los cristianos
asumieron esta fecha, y con mayor razón ce-

lebraron el 25 de Diciembre la Navidad, pues

sin lugar a duda, Jesús es el “sol que nace de lo

alto” y “luz que alumbra a todas las naciones”.

“” EL aMONSTRUO DEL RIO “” de Anthony de Mello

El sacerdote de la aldea era distraído en sus
oraciones por los niños que jugaban junto a
su ventana. Para librarse de ellos. les gritó:
<<¡ Hay un terrible monstruo rio abajo. Id co-
rriendo allá y podréis ver como echa fuego
por la nariz!>>.

Al poco tiempo, todo el mundo en la aldea
había oído hablar de la monstruosa apari-
ción y corría hacia el río. Cuando el sacerdote
lo vió, se unió a la muchedumbre. Mientras
se dirigía resollando hacia el rió, que se en-
contraba cuatro millas más abajo, iba pen-
sando: << La verdad es que yo he inventa´
do la historia. Pero quién sabe si será cierta……

Es mucho más fácil creer en los dioses que
hemos creado si somos capaces de convencer
a los demás de su existencia.