” UN CUENTO ” La Sirenita 1ª Parte

En el fondo del océano se alzaba el
castillo del Rey de los Mares. Sus mu-
ros eran de coral; las ventanas , de
ámbar; y el tejado tenía ostras, cada
una con una preciosa perla dentro, y
se abrían y se cerraban al compás
del agua.

Las hijas del Rey de los Mares, seis
hermosas sirenas escuchaban de la
Reina Abuela hermosas historias de
los humanos;
— Al cumplir los quince años, esas
historias se harán realidad–les ase-
guraba.

La sirenita era la más pequeña y
ardía en deseos de conocer el mun-
do de los humanos. Todos los días
observaba la estatua de un joven
príncipe que tenía en su jardín.

Por fin llegó el día que cumplió
quince años y subió a la superficie.
Allí pudo ver al joven de la estatua
paseando por la orilla, y se ena..
moró de él.

Una tarde, un gran barco en el que
trabajaba el príncipe naufragó. La
Sirenita lo salvó llevándolo hasta la
playa, y le cantó una hermosa can-
ción. El príncipe se quedó prendado
de aquella dulce voz.

Pero la Sirenita tuvo que regresar al
fondo del mar, no podía estar más
tiempo fuera del agua.

Ya en palacio, se pasaba las horas
sentada en su jardín, contemplando
la estatua. En las noches de Luna
Llena, subía a la superficie, pero no
volvió a verlo. Finalmente, un día fue
en busca de la Bruja de los Mares,
que vivía en una horrible cueva en
las profundidades del océano.

Sé el porqué de tan inesperada vi-
sita — se adelantó la bruja—. Quieres
ser humana para que el príncipe se
enamore de ti. Haré tú deseo realidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s