“” EL aMONSTRUO DEL RIO “” de Anthony de Mello

El sacerdote de la aldea era distraído en sus
oraciones por los niños que jugaban junto a
su ventana. Para librarse de ellos. les gritó:
<<¡ Hay un terrible monstruo rio abajo. Id co-
rriendo allá y podréis ver como echa fuego
por la nariz!>>.

Al poco tiempo, todo el mundo en la aldea
había oído hablar de la monstruosa apari-
ción y corría hacia el río. Cuando el sacerdote
lo vió, se unió a la muchedumbre. Mientras
se dirigía resollando hacia el rió, que se en-
contraba cuatro millas más abajo, iba pen-
sando: << La verdad es que yo he inventa´
do la historia. Pero quién sabe si será cierta……

Es mucho más fácil creer en los dioses que
hemos creado si somos capaces de convencer
a los demás de su existencia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s