MI PALABRA, MI LIBERTAD de Xabier Lacroix

La fidelidad es un valor reconocido por casi todos.
Pero su significado puede variar. Particularmente
hay una diferencia entre lo que llamaría la fidelidad
resultante y la felicidad decidida. La primera resulta
del buen funcionamiento de la pareja, de las gra-
tificaciones que cada uno consiga de la relación.
La segunda es objeto del querer. No es únicamente
el efecto del estar bien con mi pareja, sino de querer
estar bien con ella. Se inscribe en el horizonte de
una promesa, y se realiza como complemento de
una palabra.
La palabra da forma a nuestros afectos, tan fre-
cuentemente anárquicos e incoherentes.
Tomando la forma de promesa, la palabra intro-
duce un principio de coherencia. Unifica nuestra
existencia. En momentos claves de nuestra vida
pronunciamos una palabra y luego la mantenemos.
Es así como nos construimos. Es así como llegamos
a ser fiables.
En la continuación de la historia de la pareja, la
memoria de la palabra dada será un punto de
referencia. En el momento de las
tempestades habrá una diferencia entre tener
como únicas pautas, estados afectivos flotantes
y tener como referencia la memoria de la
PALABRA DADA.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s